Translate

reflexiones que me identifican, Jesus Quintero



Me llaman Loco porque aun creo en los grandes sueños, en la utopía, porque no renuncio a la felicidad, para todos.

Me llaman loco, porque no me gusta dar ordenes ni recibirlas.

Porque no comprendo a los que están dispuestos a todo por llegar al poder, a la fama, a la riqueza.

Me llaman loco .... porque no comprendo la guerra.


Porque no comprendo una


justicia que legaliza tantas injusticias.
Gracias ThonyDÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA


" Poetas Andaluces de ahora" Encuentros: Resumiendo... encuentroandaluzpoesiaenred.blogspot.com

martes, 7 de agosto de 2012

Impropio

Siendo tan chica, ya calla



Esta fotografía fue la ganadora del premio "Pulitzer" en 1994 durante la hambruna en Sudán. La fotografía muestra a una niña herida y muriendo de hambre. El buitre espera que el niño muera para poder comérselo!!! Esta fotografía asombró al mundo entero. Nadie sabe qué ocurrio con el niño, incluyendo al fotógrafo Kevin Carter quien dejó el lugar tan pronto como se tomó la fotografía.

Lo ironico es que a un kilómetro de este lugar existia un puesto de reparto de comida de la ONU. El fotografo Kevin Carter, tomó la foto y se fue. Ganó el Pulitzer por esta foto. Se suicidó un mes despues de tomarla.

“Es la foto más importante de mi carrera pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla. La odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña”.
Cuatro meses después, abrumado por la culpa y conducido por una fuerte dependencia a las drogas, Kevin Carter se quitó la vida.

Nunca te arrepìentas de lo que hiciste, sino de lo que no hiciste.



¿cuantos más tendrán que morir para satisfacer  el ansia de poder?
¿cuantas vidas son necesarias para despertar?
¿hemos pensado alguna vez que pueden ser nuestros hijos?
¡¡¡¡¡Dejemos que  hablen los niños, que rían los niños, que vivan los niños!!!!!


Que decía el niño...
¿Que le cantaba el alma?

Allí lo vi llorando un día y otro , 
una noche y su madrugada

¿Porqué lloraba?

Siendo tan chico el niño...
Siendo  vida tan temprana.

¡Que le cantaba el aire!
y entre oles y palmas,
 el agua también lloraba

¡Que el agua le cantaba!
y los suspiros del viento
 las lágrimas le secaba
 II
¿ Que decía el niño?
 ¿y las letras de su alma?

Que se hizo viejo el mundo,
tan viejo como el recuerdo...
Que se llevó a la tumba la vida,
la vida y los sueños.

Y el niño ya no canta...

Se le secaron los ojos, 
se le seco la esperanza.

Mudo se queda el aire,
 el viento, el eco y  el agua
Los árboles, y los pájaros 
¡ya no tienen garganta!

El niño... no dice nada
III
 Y el niño calla.
Como calla el río
que no lleva agua,
como calla el ave
enjaulada,
como calla el grito
en la guadaña.

Y el niño calla
Así como el pozo traga,
así como el mar traga,
así calla sus palabras.

IV

Sólo un sollozo de su garganta mana
deshaciendo el nudo.
Suena su eco  tan quedo, tan profundo
que hasta el cielo calla
y entonces sin palbras, un trueno estalla
para horror del mundo
y su estúpida  batalla.